Sector Inmobiliario

Las empresas de índole inmobiliario (constructoras, promotoras, agencias inmobiliarias, etc.) han sido pioneras en la aplicación de los sistemas SIG.

En efecto, las herramientas SIG ofrecen, entre otras, las siguientes aplicaciones en las operaciones y tasaciones inmobiliarias:

1. Localización de inmuebles

Gracias a los sistemas SIG, es posible localizar un inmueble en un mapa visualizado en la pantalla de un ordenador, dada su dirección postal. Además, esta localización permite realizar una exploración de su entorno más inmediato.

Este sistema simplifica enormemente el proceso de localización de inmuebles tanto desde el punto de vista del cliente como del gestor inmobiliario. En efecto el sistema es mucho más fácil y cómodo que el tradicional callejero y además permite acceder en el mismo momento de la localización a propiedades y características complementarias (zonas verdes, servicios, precios, situación administrativa, etc.).

De esta forma, tanto desde el punto de vista del cliente como del gestor inmobiliario, el proceso de localización de inmuebles resulta mucho más fácil y cómodo en sustitución del tradicional callejero; además se puede acceder en el mismo momento de la localización a propiedades y características complementarias (zonas verdes, servicios, precios, situación administrativa, etc).

2. Análisis espacial

El valor de tasación de un inmueble está siempre condicionado por la inclusión del bien en una determinada zona, caracterizada principalmente por sus propiedades ambientales (zonas verdes, parques, presencia de vías de comunicación, ausencia de ruidos, etc) y de servicios (proximidad a centros comerciales y de ocio, hospitales, universidades, conectividad con las redes de comunicación, etc).

El análisis espacial realizado con herramientas SIG proporciona una visión general de la situación y permite la obtención de productos cartográficos como el de la imagen, donde aparece un área metropolitana en la que se ha realizado una clasificación de zonas por precios generales que, junto a las características propias de cada inmueble concreto (fecha de construcción, tipología constructiva, estado de conservación, etc.) servirá de base para su tasación.

De igual forma es una herramienta importante en la detección de inmuebles con valor anómalo, por no estar en concordancia con el resto de inmuebles de sus mismas características.

 

Enlace al SIG de SIGs